¿Cómo elaborar tu contrato freelance en 5 pasos?

Persona firmando un contrato freelance

¿Estás listo para dar un gran paso y trabajar como autónomo? Es una decisión importante, pero no hay que descuidar el contar con un contrato freelance antes de iniciar a contactar prospectos. 

Este documento es fundamental para que tú como servidor, y el cliente como contratante de servicios, se sientan seguros sobre la relación laboral. A continuación, te contamos con mayor detalle.

📌 Contenidos
  1. ¿Qué es un contrato freelance?
    1. ¿Es necesario tener un contrato freelance?
  2. ¿Cómo hacer un contrato freelance? 5 pasos a seguir
    1. Condiciones y alcance del acuerdo
  3. Ventajas de tener un contrato freelance
  4. Conclusión

¿Qué es un contrato freelance?

Los contratos se emplean diariamente entre empresas e inversores, distribuidores y compañías, y en cualquier otro tipo de relación laboral. Dentro de la modalidad de trabajo independiente, se ha subestimado la redacción y uso de un contrato freelance, un documento que va a proteger los derechos del autónomo y del cliente.

El contrato freelance es un documento jurídico de tipo mercantil, en el que se plasman cláusulas y condiciones sobre el modo de trabajo del autónomo, además de los derechos y deberes de cada parte. 

La redacción y emisión de este documento a futuros clientes es fundamental para garantizar que tú, como trabajador independiente, recibas la remuneración económica correspondiente, al finalizar el trabajo. Además, un contrato freelance no solo respalda tus derechos, sino los de tus clientes. ¿Por qué? En dicho contrato también deben haber cláusulas que especifiquen los derechos del cliente, si cometes alguna falta (retrasos en la entrega, baja calidad del servicio, etc.). 

¿Es necesario tener un contrato freelance?

Como te comentamos al inicio, muchos freelancers deciden pasar de este documento legal e iniciar, de manera informal, una nueva relación de trabajo. Sin embargo, un contrato freelance evitará que pases malos ratos con un usuario que esté reacio a pagarte, o exija que trabajes de más por un pago menor.

Además, hay que tener en cuenta que los trabajadores freelancers no son protegidos por el Estado. Es decir, si el cliente cancela el pedido de manera inesperada, no quiere pagar, u otra conducta que afecte tu integridad como trabajador, no hay ley que respalde tus derechos. Un contrato freelance te ayudará a evitar algunos malentendidos. 

Ahora que sabes qué es un contrato freelance y la importancia de este, veamos cómo hacer tu contrato freelance.

¿Cómo hacer un contrato freelance? 5 pasos a seguir

En Internet encontrarás cientos de maneras para redactar un contrato freelance. Esto se debe a que las cláusulas que conformarán este acuerdo, pueden variar de acuerdo al rubro al que te dediques como autónomo, e incluso, al tipo de cliente que te contrate (empresa, institución pública, persona natural). 

No obstante, hay algunos puntos que son fundamentales a incluir dentro de la constitución del contrato freelance. Uno de estos es la identificación del contratante y el contratado (freelance). Por lo general, se escribe en el encabezado del contrato freelance para distinguir entre quienes se forma el vínculo laboral. Anexo a esto, redacta un espacio para incluir la fecha en la que se efectúa el acuerdo.

Los demás elementos a incluir en este documento legal, te los indicaremos los siguientes 5 pasos:

  1. Condiciones y alcance del acuerdo

¿En qué consisten los servicios contratados? ¿Cuál es la propuesta que ofreces al cliente? ¿Qué tareas realizarás durante la relación laboral? Esto es parte de tu alcance como autónomo y es importante detallarlo en el contrato freelance. De esta manera, evitarás que el cliente exija servicios que no están contemplados en el contrato y que no corresponden a tu oficio. 

Te anexamos un corto ejemplo de esta primera cláusula y sus artículos:

  1. Condiciones y alcances

1.1 El autónomo se adhiere a las labores que corresponden a su servicio y área en la que se desempeña. A sabiendas de esto, el cliente está en el derecho de solicitar tareas afines a su oficio.

1.2 El autónomo está en el derecho de rechazar tareas o labores que no correspondan a su propuesta, la cual está plasmada en este Acuerdo.

1.3 El autónomo no tiene derecho de delegar sus tareas a otra persona.

       2. Deberes de ambas partes

Como comentábamos, el contrato freelance es la protección de los derechos tanto del autónomo como del cliente. Por ello, es fundamental redactar un apartado en el que se establezcan los deberes de ambos. Ante el incumplimiento de uno de estos, se puede proceder legalmente. 

La cláusula de deberes puede redactarse como complemento de los alcances del autónomo. Por ejemplo:

  1. Deberes

2.1 El autónomo ejecutará efectivamente los servicios acordados con el cliente y plasmados en este Acuerdo.

2.2 El autónomo se encargará de realizar el trabajo sin violar los acuerdos con el cliente.

2.3 El autónomo, al firmar este acuerdo, garantiza ser la única persona involucrada en la realización de los servicios. 

2.4 El contratante se compromete a respetar los horarios aclarados por el autónomo y cumplir con la compensación económica, establecida en la cláusula tres (3).

     3. Remuneración económica

Los acuerdos respecto al pago por tus servicios deben estar aclarados en el contrato freelance: si trabajas a partir de un anticipo (detallar el porcentaje), medio de pago, moneda y monto total a pagar por los servicios. Por ejemplo:

  1. Compensación

3.1 El monto total de los servicios contratados por el cliente es de quinientos (500) dólares estadounidenses (USD), los cuales serán pagados en tres partes.

3.2 El autónomo iniciará a trabajar en el pedido del cliente a partir de un anticipo del cuarenta por ciento (40 %). 

3.3 Las siguientes partes de la compensación serán canceladas una vez el autónomo remita la primera, y segunda y última parte del pedido, respectivamente.

    4. Confidencialidad

Por lo general, las empresas (e incluso, personas naturales) desean llevar bajo confidencialidad sus relaciones laborales. En este sentido, es importante incluir una cláusula que proteja los detalles de contratación. Además, en este apartado del contrato freelance puedes incluir el cumplimiento de tus derechos de autor (en caso que no laborales como un ghost freelancer). Por ejemplo:

  1. Confidencialidad

4.1 El autónomo se compromete a respetar la solicitud de confidencialidad de parte del cliente. En este sentido, el autónomo tiene el deber de no divulgar alguna información que el cliente le haya revelado respecto a sus negocios y modos de trabajo.

 4.2 El cliente tiene el deber de respetar la propiedad intelectual y derechos de autor de las obras realizadas por el autónomo durante el préstamo de sus servicios.

      5. Culminación de la relación laboral

Algunos autónomos y clientes no finalizan la relación laboral de la mejor manera. Para evitar una situación similar, es importante que el contrato freelance indique cuándo culmina el vínculo. Por ejemplo:

  1. Terminación de la relación laboral

5.1 La relación laboral finalizará una vez que ambas partes hayan cumplido con sus deberes y alcances. Es decir, cuando el autónomo cumpla con su propuesta de servicio, y cuando el cliente cancele el resto de porcentajes de la compensación.

5.2 Ambas partes tienen el derecho de rescindir de este Acuerdo, si una de estas incumple uno de sus deberes y no está presta a remediar.

Ventajas de tener un contrato freelance

Cuando tu cliente y tú firman el contrato freelance, ambas partes son beneficiadas, ya que este documento respalda los derechos de ambos. Sin embargo, además de esto, cabe resaltar otros beneficios obtenidos por este acuerdo:

  • Cumplimiento de entrega del servicio y de la compensación
  • Posibilidad de mantener la relación laboral a mediano o largo plazo
  • Descripción detallada de los servicios y modos de trabajo
  • Seguridad en el profesionalismo de ambas partes
  • Consciencia de la metodología de trabajo
  • Confidencialidad del proyecto
  • Respeto a la propiedad intelectual del autónomo

Conclusión

Tener un contrato freelance da más profesionalismo, a la vez que otorga seguridad tanto a ti, como al cliente.

De igual forma al contrato, asegúrate de tener una buena disponibilidad para aceptar pagos. Ya que como freelancer, seguro te tocará trabajar a distancia.

Algunos de los pagos más comunes que deberías de aceptar son los link de pago, cobros con tarjeta, transferencias bancarias, pagos mediante pasarelas e inclusive criptomonedas.

5/5 - (5 votos)

⬇️ Más artículos interesantes ⬇️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

ayudafiscalmexico.com usa cookies de analítica anónimas, propias para su correcto funcionamiento y de publicidad. Nuestros socios (incluido Google) pueden almacenar, compartir y gestionar tus datos para ofrecer anuncios personalizados. Puedes aceptar o personalizar tu configuración. Política de Cookies