¿Qué es un emprendimiento social y cómo se clasifica?

A diferencia de un emprendimiento comercial en el que el objetivo principal es crear operaciones rentables que generen beneficios económicos privados, el emprendimiento social tiene como propósito crear valor social para el bien público, en lugar de generar ganancias para sus propietarios o accionistas.

El emprendimiento social abarca las iniciativas innovadoras de organizaciones con o sin fines de lucro, empresas con programas con utilidades sociales y financieras y personas ligadas a actividades cívicas, donde el modelo incluye el beneficio social, así como los principios de negocios sostenibles. 

En este modelo cooperativo los involucrados dirigen todos sus esfuerzos y recursos al desarrollo de soluciones innovadoras a problemáticas sociales, a la vez que promueven un impacto positivo en la comunidad. 

📌 Contenidos
  1. Características de los emprendedores sociales
  2. Clasificación de los emprendimientos sociales 
    1. 1. Emprendimiento social comunitario
    2. 2. Emprendimiento social sin fines de lucro
    3. 3. Emprendimiento social transformador
    4. 4. Emprendimiento social global

Características de los emprendedores sociales

Para que un negocio pueda ser catalogado como un emprendimiento social debe cumplir con ciertas características y requisitos, teniendo como pilar principal la responsabilidad social

Los emprendedores sociales deben tener como objetivo central el bienestar social y la iniciativa de promover el trabajo por y con la sociedad o comunidad, poniendo sus acciones sociales por encima de los fines de lucro. 

Asimismo, la mayor parte de los beneficios e ingresos obtenidos deben ser reinvertidos hasta alcanzar el objetivo social y durante el proceso debe ser capaz de ofrecer empleos y oportunidades de crecimiento profesional. 

Los emprendedores sociales también deben ser innovadores y buscar nuevos modelos de utilidad, beneficio y comercialización a cosas ya existentes, para sacarle el máximo provecho y proporcionar soluciones creativas a problemas sociales y ambientes reales, como lucha contra la exclusión social, el cambio climático, la pobreza, entre otros.

Clasificación de los emprendimientos sociales 

Teniendo todo lo anterior mencionado en mente, se puede clasificar a los emprendimientos sociales en diferentes tipos, según el tipo de empresa o idea que tenga, tal y como veremos a continuación: 

1. Emprendimiento social comunitario

Este tipo de emprendimiento social se encarga de atender necesidades de un espacio geográfico o comunidad específica y abordar temas de interés social, económico y/o ambiental. Los emprendimientos sociales comunitarios por lo general surgen de forma espontánea dentro de la comunidad, ya sea por parte de un individuo en particular o un grupo de personas interesadas en mejorar una situación colectiva sin resolver. 

Para llevar a cabo un emprendimiento social comunitario no es estrictamente necesario que los involucrados tengan grandes conocimientos en lo que a planificación de proyectos o metodologías se refiere, ya que en su mayoría se trata de alcanzar metas locales, cortas y concretas que, además cuentan con el apoyo de la propia comunidad en la que se desarrollan las actividades. 

No obstante, pese a no profundizar en conocimientos de manejo de proyectos, el líder del emprendimiento debe contar con cualidades como el compromiso por la causa, creatividad, responsabilidad y tenacidad, para que pueda alcanzar los objetivos planteados con éxito.

Los emprendimientos sociales comunitarios, aunque operan a pequeña escala, pueden atender una gran variedad de causas sociales que pueden ir desde la creación de campañas de saneamiento, plantaciones o la construcción de un centro comunitario con la ayuda de negocios locales o grupos estudiantiles, hasta la organización de algún proyecto de préstamos de microfinanzas.

En cuanto a las zonas rurales, los proyectos más comunes apuntan a la construcción de núcleos de enseñanza para niños desfavorecidos en un pueblo, la generación de nuevas oportunidades de empleo o la seguridad de plantaciones y el medio ambiente. 

2. Emprendimiento social sin fines de lucro

Los emprendedores sociales que entran en esta categoría deben contar con cualidades de liderazgo y mentalidad de negocio o bien, contar con el apoyo de organizaciones o empresas que hacen uso de su poder para el bien social, ya que los proyectos están enfocados en la ganancia social, no material, dándole prioridad al bienestar social por encima de las necesidades comerciales convencionales. 

El emprendimiento social sin fines de lucro se caracteriza por reinvertir las ganancias obtenidas en el negocio para la expansión de su estructura y el mejoramiento de sus servicios, que no necesariamente actúa bajo la jurisdicción legal registrada. 

Estas empresas, aunque canalizan las donaciones en proyectos que puedan generar grandes cambios a un sector más amplio que el comunitario, también requieren utilizar los fondos para cubrir otros gastos operativos como el pago de salarios, marketing, oficinas, entre otros. Sin embargo, la dotación sin fines de lucro se reinvierte en nuevos proyectos sin pasar a manos de accionistas. 

Por lo general, las donaciones son recibidas por las organizaciones a través de sus sitios web oficiales en los que los interesados pueden aportar su granito de arena a través de links de pago, o también pueden recibir recursos de otras empresas o figuras, corporaciones o públicas que deseen ayudar a la causa. 

3. Emprendimiento social transformador

El emprendimiento social transformador opera bajo una estructura organizada un poco más compleja que el de las anteriores, pues está enfocado en un negocio que busca satisfacer las necesidades sociales que las instituciones gubernamentales y otras empresas no cubren satisfactoriamente. 

Estos emprendimientos suelen convertirse en grandes organizaciones con reglas y regulaciones, cuyo crecimiento llega al punto de trabajar e integrarse a las instituciones estatales. Entre sus características sociales principales destaca la configuración colaborativa de múltiples empresas sirven a la sociedad tanto de manera colectiva como individual. 

Si bien, este tipo de emprendimiento tiene un propósito social, es similar a dirigir una empresa regular que contrata a personas capacitadas, implementa estrategias de mercadeo y atiende los lineamientos emitidos por los gobiernos. 

4. Emprendimiento social global

Por último, tenemos al emprendimiento social global, el cual tiene una visión a mayor escala, centrándose en las necesidades de cambios a nivel global, a la vez que pone la responsabilidad social sobre las ganancias monetarias. 

Estos emprendimientos son vinculados a una causa en particular y construyen una comunidad global en relación a la resolución de problemáticas sociales y en ocasiones combinan prácticas con fines de lucro con misiones sin fines de lucro.

De igual forma, tienden a crear conexiones con otras organizaciones que trabajan en causas similares en otras regiones o partes del mundo para colaborar entre sí, e incluso pueden cambiar sistemas sociales en su totalidad con el objetivo de cubrir las necesidades sociales a escala mundial. 

¿Te ha resultado útil este post?

⬇️ Más artículos interesantes ⬇️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

ayudafiscalmexico.com usa cookies de analítica anónimas, propias para su correcto funcionamiento y de publicidad. Nuestros socios (incluido Google) pueden almacenar, compartir y gestionar tus datos para ofrecer anuncios personalizados. Puedes aceptar o personalizar tu configuración. Política de Cookies